El club Las Majoreras de Ingenio estará en la Fase Canaria de la Danone Cup con dos conjuntos, de los cuales el alevín B ganó el pasado año la Maspalomas Cup en categoría benjamín, con muchos de los jugadores y el mismo entrenador que repetirán presencia del 27 al 30 de abril en el sur.

Candy Ramírez –primero a la derecha de pie en la foto adjunta-, de 39 años y Nivel 1 como técnico, trabaja en el sector de la carpitería PVC y dirige a este conjunto y a las féminas de Las Majoreras, tras actuar como mediapunta y delantero en el Carrizal, en Preferente y Tercera División.

MAJORERAS_B.jpg

El entrenador de Las Majoreras B, que tendrá como ayudante a Manuel Garau –primero a la derecha también de pie-, destaca que “vamos a vivir una experiencia en este torneo, que es una oportunidad única para los niños, con un equipo de jugadores de primer año en la categoría”.

“El pasado año, sinceramente, no fuimos con intención de ganar la Maspalomas Cup, sino que disputamos cada partido y al final logramos el título en benjamines. Los niños irán a competir a la Danone Nations Cup para ver hasta dónde llegamos en este evento, que es muy bonito y en el que los organizadores se dejan el alma para que los chicos disfruten”, afirmó.

Candy Ramírez manifestó que “nos gusta practicar un fútbol en el que los niños tengan el balón y que el mismo sea siempre el centro de todo para atacar o defender, y que sepan cómo usarlo. Todos queremos ganar, y los niños los primeros, pero en Maspalomas le doy prioridad a que ellos jueguen como saben y a que se diviertan”, comentó.

El técnico de Las Majoreras B no resalta a ningún jugador de su conjunto, “sino la unión que hay en este grupo, que es lo más importante”, y por otro lado reconoce que resulta complicado dirigir a un hijo, como le sucede a él con Eric –tercero a la izquierda agachado-, “porque puedes beneficiarlo o perjudicarlo, y yo creo que tiendo más a perjudicarlo”.

Candy Ramírez está tan a gusto con estos niños como con las jugadoras adultas de Las Majoreras,  “que necesitan más ayuda, porque los chicos suelen tener una base futbolística, mientras que hay muchas jóvenes de 18 o 19 años que no la poseen, y te satisface apoyarlas y ver su mejoría”.